Sección Apostólica

Hay personas a las cuales les suceden acontecimientos que les están gritando que deben cambiar. La vida se les cae encima y no toman medidas. Se dejan estar. Les falta decisión para cambiar.
Salomón escribió en el libro de proverbios: “El avisado ve el mal y lo evita, más los simples pasan y llevan el daño”. Prov.27.12
No tienes que esperar hasta llegar a una situación límite para darte cuenta de que necesitas cambiar.
No tienes que ser buscado por la policía por evasor para recién pagar los impuestos, o que tu mujer se vaya de tu casa para recién dejar de golpearla.
Siempre podrás hacer correcciones mucho tiempo antes de llegar a esos extremos.

“Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de jehová los hombres se apartan del mal”
Proverbios 16.6
Ap. Guido Raúl Ávila

 

 

 

 

El cristianismo es una vida en donde la palabra compartir ocupa un lugar preferencial.
Siembra parte de tu bendición en tus amigos.
Salomón dijo: Hay quienes reparten y les es añadido más y hay quienes retienen más de lo que es justo y vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada y al que saciare, también será saciado.
Comparte tu bendición. No pienses solo en ti, en acumular, en tener más.
Echa tu pan sobre las aguas, porque después de muchos días lo recogerás.
Sé generoso, es el mejor camino. Toma el ejemplo de David. En 1 de Samuel 30:26 leemos: y cuando David llegó a la ciudad de Siclag envió el botín a los ancianos de Judá, sus amigos, diciendo: he aquí un presente para vosotros del botín de los enemigos de Jehová.


" Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestras sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia."
2 Corintios 9. 10

 

 

La murmuración es mucho mas grave de de lo que creemos los cristianos.
La murmuración puede alejar de nosotros toda bendición de Dios.
¡Debemos tomar conciencia de su perverso poder y erradicarla de nuestras vidas!
La palabra "murmurador", en hebreo se relaciona con una persona chismosa y difamadora. En griego se refiere a una persona obstinadas que se niega a modificar su conducta y termina depravándose por completo.
Dios dejo un ejemplo en la Biblia del efecto devastador de la murmuración: los israelitas salieron de Egipto fueron contados para heredar la tierra, pero la murmuración los condenó a morir en el desierto (Números 13:25 al 14:12 y 20-37).
No exagero si digo que la murmuración puede cambiar el destino de tu vida.
¿Creías que era una pequeña humana?

"Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor."
1 Corintios 10.10

Ap. Guido Raul Avila